Mercados

De EcoWiki, la enciclopedia libre.

Tabla de contenidos

Colaboradores

Ramón Castro Pérez. IES Fernando de Mena. Socuéllamos. Ciudad Real. Web: http://www.ramoncastro.es

Resumen

Una vez que hemos visto y tratado la problemática de la producción, de los costes y de las fuerzas que rigen la oferta y la demanda, estamos preparados para abordar el estudio de los diferentes tipos de mercados que contempla la teoría económica. Desde un punto de vista técnico, abordaremos el análisis de los mercados de competencia perfecta, monopolio de oferta, oligopolio de oferta y competencia monopolística. Podemos encontrar, en la realidad, ejemplos de algunos de ellos (competencia monopolística y oligopolios); otras formas de mercado se dieron hace algún tiempo (monopolios) y otras, simplemente, conforman la base teórica de funcionamiento de los mercados perfectos, transparentes y eficientes (competencia perfecta). A través del estudio de sus principales rasgos y características, comprenderemos mejor la realidad que afecta al funcionamiento de nuestros mercados actuales.

Palabras clave

Mercado, competencia perfecta, monopolio, oligopolio, competencia monopolística, ingreso marginal, coste marginal, excedente del consumidor, colusión

Objetivos de la unidad didáctica

1 Describir los distintos tipos de mercado que pueden surgir en una economía

2 Ordenar los factores que dan lugar a la aparición de imperfecciones

3 Identificar los supuestos básicos de cada tipo de mercado

4 Indicar las diferencias, ventajas e inconvenientes de cada tipo de mercado

5 Conocer las implicaciones económico-sociales de cada tipo de mercado y el papel que juegan empresas y consumidores

6 Analizar y poner en relación los equilibrios en cada tipo de mercado

Criterios de evaluación de la unidad didáctica

1 Definir Competencia Perfecta, Monopolio, Oligopolio y Competencia monopolística, indicando sus supuestos principales

2 Identificar el coste social del monopolio, graficando los equilibrios de la competencia perfecta y del monopolio

3 Entender la relación entre Ingreso Marginal y Demanda en los mercados de competencia perfecta y monopolio

4 Conocer los factores que originan las imperfecciones en el mercado y sus consecuencias para empresas y consumidores

Conceptos de la unidad didáctica

1 La competencia perfecta: Supuestos principales. El equilibrio del agente competidor. El equilibrio de la industria: el largo plazo

2 El monopolio: Supuestos principales. El equilibrio del monopolista. Discriminación de precios y coste social del monopolio. El monopolio natural. Causas de los monopolios

3 Oligopolio y competencia monopolística: Supuestos principales del mercado oligopolista. Competencia y colaboración en el oligopolio. Supuestos principales de la competencia monopolística. La diferenciación del producto

La competencia perfecta

Comenzamos el tema de las estructuras de mercado en las que se venden bienes y servicios considerando la competencia perfecta. Dos son las razones por las cuales comenzamos por esta forma. Primero, nos sirve como base para afrontar el estudio de otros mercados más reales. Segundo, este modelo resume la idea básica de un mercado libre al cual nos hemos venido refiriendo en las unidades anteriores.

Por otra parte, este modelo tiene enormes implicaciones normativas. El modelo propugna la <libertad económica> en el sentido de que cualquier agente puede comprar y vender bienes y servicios. Este concepto ha conformado el pilar que inspira las corrientes liberales. Sin embargo, para muchos (los que no están de acuerdo con los liberales), esto no significa libertad, sino miseria: muchos bienes son socialmente dañinos, además del hecho consistente en: ¿cómo se las arreglarán para sobrevivir quienes no tienen nada que vender?

El debate normativo incide sobre estos temas y se ocupa del papel propio que debe desempeñar el Estado en la economía, algo sobre lo que hemos hablado brevemente en temas anteriores y a lo que dedicaremos un tema próximo. Por el momento, tratamos ahora los aspectos teóricos del modelo de competencia perfecta.

Supuestos principales

a.- Los productores buscan maximizar sus beneficios y los consumidores están interesados en maximizar su satisfacción o su utilidad

b.- Hay un gran número de compradores y vendedores actuales y potenciales

Esto tiene dos implicaciones:

- la producción de un vendedor no es lo suficientemente grande, comparada con el total del mercado, como para afectar al precio de venta

- los acuerdos a los que puedan llegar los productores para lanzar una cantidad menor al mercado y cargar un precio mayor son imposibles debido al elevado número de participantes

c.- Todos los compradores y vendedores actuales y potenciales tienen perfecto conocimiento de todas las oportunidades existentes de comprar y vender

d.- El producto o servicio que se intercambia es único

e.- El producto o servicio que se intercambia es homogéneo, es decir, los compradores son indiferentes entre productos de una empresa y productos de otra

f.- Existe libre entrada y salida de empresas en este mercado, debido a dos supuestos:

Movilidad perfecta del capital y del trabajo

Perfecta divisibilidad de los procesos productivos

El equilibrio a corto plazo de la empresa

Antes de comenzar este epígrafe, distinguiremos algunos conceptos:

Empresa o competidor: Es el agente productor, que provee de un bien o servicio

Industria: Es el conjunto de agentes productores de un mercado

La actuación de la empresa individual viene dictada por la industria (el conjunto). Es la oferta de la industria enfrentada con la demanda del mercado la que determina el precio al que la firma individual puede vender su producción. Lo vemos en la imagen:

Imagen: Mercado_cp01.jpg

Como la empresa individual no puede variar ese precio determinado conjuntamente por toda la industria y por la demanda, tenemos que, una vez determinado el precio de equilibrio en el mercado, la empresa lo toma como dato. Por tanto:

Cualquier empresa puede vender cuanto quiera a ese precio

A un precio superior, la empresa no venderá nada

A un precio inferior, la empresa vendería toda la cantidad del mercado. Este punto lo trataremos en seguida.

Así pues, si bien la demanda del mercado es decreciente, tal y como estamos acostumbrados a ver, para una empresa individual, la curva de demanda que percibe no es así, sino horizontal, ya que el precio le viene dado.

Lo vemos en el gráfico:

Imagen: Mercado_cp02.jpg

De esta forma, sea cual sea la curva de oferta individual del productor, el precio al que vende siempre es el mismo (p*).

Para ver mejor esto, relacionamos los dos gráficos:

Imagen: Mercado_cp03.jpg

Estos gráficos muestran el nexo entre empresa e industria. El equibrio del mercado se establece a un precio p*, para cada unidad. Ese precio p* es el que el productor individual tomará como dato y a partir de ahí, según sea su curva de oferta, determinará la producción "q" a lanzar al mercado. Como es previsible:

Imagen: Mercado_cp04.jpg

es decir, la oferta total de la industria es la suma de las ofertas individuales de cada productor.

Para seguir avanzando en el tema que nos ocupa, es preciso, una vez delimitado el problema de forma gráfica, recurrir al enfoque analítico. Y todo ello porque necesitamos responder a la pregunta:

¿cuánto producirá una empresa?

Como sabemos, las empresas buscan siempre maximizar el beneficio. En base a este objetivo, comenzamos el análisis:

La función de beneficios es la siguiente:

B=IT-CT \longrightarrow B=pq-CF-cq \!

El objetivo es maximizar el beneficio, es decir, encontrar el nivel de producción que hace que el beneficio ni aumente ni disminuya. Recordando:

Imagen: Mercado_cp05.jpg

El máximo beneficio se alcanza para el nivel de ventas que hace que el beneficio no varíe

De manera analítica:

\Delta(B)=\Delta(pq) - \Delta(CF) - \Delta(cq) \!

\Delta(B)=p\Delta(q) - c\Delta(q) = 0 \!

(p-c)\Delta(q) = 0 \!

(p-c) = 0 \!

p=c \!

Si tenemos en cuenta que el coste variable unitario es el coste marginal:

La condición de equilibrio del productor a largo plazo en competencia perfecta es:

p = CMa \!


Una vez entendido todo esto, pasamos a ver el problema en forma gráfica:

Imagen: Mercado_cp06.jpg

Explicamos el gráfico:

a)En el mercado, se intercambia una cantidad global Q*.

b)Las fuerzas de demanda y oferta de la industria determinan un precio de equilibrio p*

c)La empresa toma como dato el precio. Es la curva de demanda a la que se enfrenta, completamente horizontal. Esa curva de demanda también es su ingreso marginal, ya que cada unidad adicional vendida da el mismo ingreso

d)De acuerdo con su curva de oferta (Coste marginal), la empresa ofrece q*

e)Para ese nivel de producción (q*) y ese precio (p*), la empresa:

sufre un coste total de 0CBq*

recibe un ingreso total de 0p*Aq*

siendo, por tanto su beneficio, el área rayada Cp*AB

Esta es la situación de beneficios extraordinarios a corto plazo


Veamos ahora otra situación:

Imagen: Mercado_cp07.jpg

En esta situación de corto plazo, el precio determinado por el mercado en su conjunto es tal que:

Ingresos totales de la empresa: 0p*Aq*

Costes totales de la empresa: 0p*Aq*

Beneficios de la empresa: B=0

En esta situación, los beneficios extraordinarios son nulos, al ser el precio de mercado igual al Coste Medio

Nos queda, por último:

Imagen: Mercado_cp08.jpg


Donde, al precio p*:

Ingresos totales: 0p*Aq*

Costes totales: 0CBq*

Pérdidas: área rayada p*CBA

En este caso, el precio de mercado es inferior al coste unitario, provocando pérdidas.

El equilibrio a largo plazo de la empresa y de la industria

De las tres posibles situaciones de equilibrio a corto plazo que hemos descrito para la empresa perfectamente competitiva, sólo una puede mantenerse a largo plazo: aquella en la que la firma cubre simplemente sus costes.


Consideremos el primer caso que vimos, en el que la empresa está obteniendo un beneficio.

Imagen:Mercado_cp09.jpg

Tales beneficios atraerán nuevas empresas a la industria. Como la entrada en el mercado es libre, entrarán efectivamente nuevas empresas. La cantidad global ofrecida en el mercado aumentará, desplazando la oferta de la industria hacia la derecha, provocando un descenso en el precio de mercado. Este descenso en el precio hará que los beneficios anteriores que obtenía cada empresa desaparezcan poco a poco. La gráfica siguiente muestra el proceso.

Imagen:Mercado_cp10.jpg


Supongamos ahora el tercer caso en el que la empresa obtiene pérdidas. En esta situación, las empresas más débiles tendrán que cerrar, saliendo por tanto del mercado. Esta salida de empresas provoca una disminución de la cantidad global ofrecida, haciendo retroceder a la oferta de la industria (se desplaza hacia la izquierda). La menor cantidad de producto en el mercado hará subir el precio. La salida de empresas tiene lugar hasta que el precio resultante iguale a los costes totales medios.

Gráficamente:

Imagen:Mercado_cp11.jpg



Parece, pues, que la única posición de equlibrio a largo plazo para la empresa es aquella en que opera a su coste medio mínimo y los propietarios no ganan beneficio extraordinario alguno, es decir, un excedente por encima de la cantidad necesaria para inducirles a permanecer en la industria.


El Monopolio

Hemos visto en la primera parte de esta unidad que en un mercado perfectamente competitivo existen muchos compradores y vendedores, ninguno de los cuales tiene suficiente poder como para influir en el precio de mercado. Como consecuencia, han de aceptar este precio como dato, como algo que queda fuera de su control.

Sin embargo, en los mercados no competitivos, los vendedores pueden influir en el precio que cobran por sus productos. Este hecho es, obviamente, tenido en cuenta a la hora de maximizar sus beneficios. Así pues, aunque la regla de maximización de beneficios sigue consistiendo en igualar CMa a IMa, para los casos que trataremos a continuación, no será aplicable la norma p = CMa \!.


Desde el punto de vista de la oferta, existen 3 grandes tipos de mercados no competitivos:

- el monopolio

- el oligopolio

- la competencia monopolística

Trataremos en este epígrafe el monopolio y haremos referencia a las otras dos formas de mercado, oligopolio y competencia monopolística, en los siguientes.

Mostraremos en este epígrafe de qué manera selecciona la empresa monopolística el nivel de producción que maximiza su beneficio.

El aspecto más importante del monopolio reside en el hecho de que en el mercado tan sólo existe un vendedor. Debido a esto, no es sensato pensar que este vendedor tome el precio de mercado como un dato. Es más, el monopolista controlará, bien el precio de mercado, bien la cantidad ofrecida. Lo único que necesita conocer el monopolista es la curva de demanda del mercado, que es decreciente.

Imagen: Mercado_mp01.jpg

Estudiemos para el caso del monopolio la relación entre el IMa y la curva de demanda

El ingreso marginal y la curva de demanda del mercado en el monopolio


Un monopolista debe realizar el mismo tipo de análisis marginal que una empresa competitiva; es decir:

“si la producción de una unidad adicional aumenta más el ingreso que el coste, entonces debe elevar la producción”


“si la reducción de la producción, reduce más los costes que los ingresos, debe reducirla”


En resumen, el monopolista debe comparar el IMa con el CMa


Como ya sabemos, el IMa es la variación del ingreso total provocada por la venta de una unidad adicional de producto.


En una empresa competitiva, el IMa es siempre igual al precio, ya que no tiene poder de influencia sobre éste; se enfrenta a una curva de demanda horizontal. Sin embargo, en el monopolio no ocurre así:


en el caso del monopolio, el IMa es siempre menor que el precio


¿Por qué el aumento del ingreso al vender una unidad más es menor que el precio?


Porque sólo es posible aumentar las ventas bajando el precio


Veamos de manera gráfica lo anterior:

Imagen:Mercado_mp02.jpg


El monopolista se enfrenta a la curva de demanda del mercado puesto que él es el único vendedor.

La empresa competitiva se enfrenta a una curva de demanda horizontal puesto que el precio para ella está fijo, dado; es un dato.

Como vemos en las gráficas, para el caso del monopolio, si la empresa desea vender más, ha de asumir una bajada en el precio. Por tanto, si efectivamente vende una unidad más, el ingreso total aumentará pero ese aumento no será igual al precio.


Analíticamente:


IMa={\Delta(IT) \over \Delta(q)} \!

IMa={\Delta(pq) \over \Delta(q)} \!

IMa={(p\Delta(q) + q\Delta(p))\over \Delta(q)} \!

IMa=p + {q\Delta(p)\over \Delta(q)} \!

Como {\Delta(p)\over \Delta(q)} < 0\! concluimos que:

IMa < p \!


La gráfica para el monopolio nos quedará:


Imagen:Mercado_mp03.jpg


La producción óptima del monopolio


Al ser el monopolista el único vendedor, el equilibrio del monopolista será al mismo tiempo el de la industria. El monopolista busca maximizar beneficios y para ello producirá un número de artículos óptimo. La figura siguiente muestra de manera gráfica cómo el agente monopolista alcanza su nivel de producción óptimo:


Imagen: Mercado_mp04.jpg


Como vemos en el gráfico, el monopolista aplica la regla de maximización de beneficios IMa = CMa. El punto donde ambas curvas se cruzan determina la cantidad que el monopolista producirá (Q*). Para esa cantidad, la curva de demanda determina el precio P*.

Estos valores (Q* y P*) son los valores que hacen el beneficio del monopolista máximo.


¿Cuál es ese beneficio? Lo vemos también gráficamente:


Imagen: Mercado_mp05.jpg


El beneficio es el área rayada, es decir la diferencia entre el precio unitario y el coste unitario por la cantidad producida: (P^* - C)Q^* \!

Veamos el problema con un ejemplo:

Sea un monopolista que se enfrenta a la siguiente función de demanda:

Q_d = 30 - 5p \!

El monopolista presenta la siguiente función de costes:

CT = 2q^2 \!

¿Cómo solucionamos el problema?

Aplicamos la regla IMa = CMa \!

Comenzamos por el ingreso marginal:


IMa=p + {q\Delta(p)\over \Delta(q)} \!


De la ecuación de demanda, despejamos el precio:


p={(30-Q_d) \over 5} = 6-{q \over 5} \!


Continuamos calculando el IMa:


IMa=p + {q\Delta(p)\over \Delta(q)} = 6-{q \over 5}+{q\Delta(6-{q \over 5})\over \Delta(q)}\!


IMa=6-{q \over 5}+q{{(-1) \over (5)}\Delta(q) \over \Delta(q)} \!


IMa=6-{2 \over 5}q \!


Calculamos, ahora, el Coste Marginal:


CMa = {\Delta(CT) \over \Delta(q)} = {\Delta(2q^2) \over \Delta(q)} = 4q \!


Igualando Ingreso marginal a Coste marginal:


6-{2 \over 5}q = 4q \!


Despejando:


q=1,36 \!


Despejando ahora el precio en la ecuación de demanda:


p=5,7 \!


Por tanto, el beneficio obtenido por el monopolista:


B=1,36*5,7-2*1,36^2=4,05 \!


La comparación entre el monopolio y la competencia perfecta


Una vez estudiados los dos casos más extremos de mercado, resulta interesante ahora pasar a comparar sus respectivos puntos de equilibrio. Lo analizamos de manera gráfica:

Imagen: Mercado_mp06.jpg


El monopolista encuentra su punto de equilibrio allí donde su IMa es igual al CMa. La intersección entre ambas curvas determina la producción (Qm) y ésta, aplicada a la curva de demanda, determina el precio (Pm).

La empresa competitiva también fija su cantidad igualando IMa a CMa. Pero en este caso, el IMa coincide con la curva de demanda, tal y como vimos en la unidad anterior. El punto alcanzado es Ec, donde produce una cantidad Qc que vende a un precio Pc.

Como apreciamos en la figura, el monopolista carga un precio superior al de competencia perfecta (Pm > Pc) y ofrece una cantidad menor que en competencia perfecta (Qm<Qc)


La siguiente figura nos muestra la pérdida ocurrida en el excedente del consumidor cuando pasamos de un mercado de competencia perfecta a un mercado donde opera un monopolista:


Imagen: Mercado_mp07.jpg


El área rayada de la figura representa la pérdida del excedente del consumidor.


El Oligopolio


Un oligopolio es un mercado en el que los demandantes del bien X actúan tomando como dato el precio, mientras que los “n” oferentes tienen influencia individual sobre el mismo.

Otra definición podría ser:

Aquel mercado en el que la mayor parte de las ventas las realizan unas pocas empresas, cada una de las cuales es capaz de influir en el precio de mercado con sus propias acciones.

El oligopolio es, por tanto, un mercado caracterizado por el hecho de que la decisión que toma un productor influye sobre los resultados obtenidos por sus competidores. Esto se conoce como interdependencia estratégica de los productores.


Supuestos del mercado oligopolístico


El modelo clásico del oligopolio se fundamenta en los siguientes supuestos:

a)el número de productores es reducido

b)los productores venden un producto homogéneo

c)los productores se enfrentan a funciones de costes similares

d)no existe la incertidumbre o esta es muy reducida

e)las estrategias utilizadas por los productores son sencillas y fáciles de suponer por los competidores

f)existen barreras de entrada a la industria (institucionales, ventajas en costes)


¿Qué mercados conocemos que puedan ajustarse a estos supuestos?

Eléctricas

Telecomunicaciones

Petroleras

Etcétera

Ejercicio: Identifica algunas empresas que pertenezcan a estos sectores


Competencia y colaboración en el oligopolio


En un mercado oligopolístico, donde hay muy pocas empresas, podemos observar distintos comportamientos por parte de éstas, a saber:

a) las empresas pueden competir


b) las empresas pueden colaborar


Veamos el primer caso: ¿cómo pueden competir las empresas en un oligopolio?


a.1) A la Cournot:

Según este modelo, cada empresa se considera dependiente de las otras. Por tanto, cada productor piensa que aunque varíe su producción, el resto de las empresas no variarán las suyas.


a.2) Stackelberg:

Según este modelo, una empresa actúa como líder del mercado y el resto como seguidoras. En otras palabras, la empresa líder maximiza su beneficio de manera totalmente independiente y el resto de empresas tendrá en cuenta la cantidad ofrecida por la empresa líder.


a.3) A la Bertrand:

En este modelo, las empresas no compiten vía cantidades como en los casos anteriores, sino vía precios. Según Bertrand y bajo determinados supuestos, el oligopolio generaría una guerra de precios tal que si una empresa cargara un precio superior al resto no vendería nada. Este comportamiento llevaría a todos los participantes del mercado a reducir el precio justo hasta el nivel de sus costes marginales, obteniendo así un resultado competitivo. Los supuestos sobre los que se basa este comportamiento son muy débiles y generalmente (en presencia de funciones de costes diferentes) conducirá a un monopolio más que a un mercado de competencia perfecta.


Abordamos ahora el segundo caso, más interesante desde el punto de vista práctico: las empresas colaboran


En un mercado donde existen pocos productores, no debe transcurrir demasiado tiempo para que éstos se percaten del coste en el que incurren si compiten. Las empresas oligopolísticas saben que pueden alcanzar beneficios mayores si llegan a acuerdos para restringir la cantidad total de producto en el mercado, consiguiendo así subidas en el precio. Tal comportamiento es conocido con el nombre de comportamiento colusivo.


b.1) La figura del cártel


En un cártel, las empresas oligopolísticas han llegado a un acuerdo explícito con objeto de limitar la producción en el mercado. De esta manera consiguen que el precio sea superior y con ello, obtendrán más ganancias.

El cártel, sin embargo, presenta un problema:

Siempre existen incentivos para romper el cártel por parte de una empresa

¿Por qué?

Supongamos que en un mercado de oligopolio actúan 5 empresas. Éstas acuerdan formar un cártel y limitar la producción global en el mercado a 500 unidades (cantidad para la que existe un exceso de demanda). De esta forma (para el caso más simple) cada empresa producirá 100 unidades. Este comportamiento hace subir el precio. Lo vemos:


Q_d = 800 - 2p \!

Precio de equilibrio: 100 € / ud

Cantidad de equilibrio: 600 unidades


Con estos datos, si las 5 empresas producen 100 unidades cada una:

Precio = 150 € / ud

Han conseguido subir el precio.

El problema es que cualquiera de esas 5 empresas tienen incentivos para incrementar levemente la producción y ganar más sin que las otras se percaten.

Este comportamiento es tanto más probable cuando el número de empresas crece, ya que es más complicado establecer controles de producción en el cártel.


Como quiera que este comportamiento es conocido por todas las empresas, todas intentarán colocar más producción en el mercado y, al final, entre todas habrán dado lugar a un aumento de la producción que hará bajar el precio, anulando las intenciones del cártel creado por ellas mismas.


b.2) Las colusiones no cooperativas


Como hemos visto, existen muchas dificultades de control en los acuerdos explícitos (cárteles), por no hablar de la presencia en casi todos los países de legislaciones anti-monopolio. Cabe entonces la posibilidad de colusión sin necesidad de acuerdos explícitos. Es decir, pueden1 existir acuerdos implícitos entre las empresas de un oligopolio. Veámoslo más detenidamente:

Supongamos un oligopolio formado por 2 empresas. Supongamos, además, que cada una de estas empresas deben decidir al principio de cada período la cantidad de producto a lanzar al mercado sin saber qué va a hacer la otra empresa.

Para simplificar el problema, establecemos dos tipos de cantidades a lanzar al mercado: cantidad baja (Xb) y cantidad alta (Xa)


Ilustramos el problema mediante una caja de juegos popularizada por el matemático y premio Nobel de Economía John Nash:


Imagen: Mercado_op01.jpg


Supongamos, en primer lugar, que las dos empresas solamente actúan durante un único período:


Si nos ponemos en el lugar de la empresa 1:


Si ofrece una cantidad alta (Xa), sabe que la empresa 2 ofrecerá también una cantidad alta y cada uno ganará 100


Si ofrece una cantidad baja (Xb), sabe que la empresa 2 ofrecerá una cantidad alta ganando 10 la primera y 300 la segunda


Si nos ponemos en el lugar de la empresa 2:


Si ofrece una cantidad alta (Xa), sabe que la empresa 1 ofrecerá también una cantidad alta y cada uno ganará 100


Si ofrece una cantidad baja (Xb), sabe que la empresa 1 ofrecerá una cantidad alta, ganando 10 la segunda y 300 la primera


¿Qué ocurrirá finalmente?


Está claro, ninguna empresa arriesgará a ofrecer una cantidad baja (esperando ganar 200) pues sabe que la otra aprovechará tal situación para ofrecer una cantidad alta y ganará así 300. Por tanto:


Las dos empresas lanzan al mercado una cantidad alta de producto, compitiendo de esta manera entre ellas y renunciando a limitar la cantidad en el mercado con objeto de aumentar el precio: El posible cártel se ha roto


Ya hemos visto como las dos empresas están condenadas a competir si (ojo) solamente actúan durante un único período.


Pero esto no es real; las empresas actúan durante muchos períodos. ¿Qué ocurrirá entonces?, es decir, ¿qué pasará si el juego se repite?


Si el juego se repite, es muy probable que las dos empresas colaboren sin necesidad de establecer un contrato entre ellas, sin la necesidad de crear un cártel. Lo vemos:

Supongamos que la empresa 1 adopta la siguiente regla de comportamiento:


“Lanzo al mercado desde el principio una cantidad baja (Xb) durante todos los períodos, en tanto que la empresa 2 haga lo mismo. En el momento en que la empresa 2 ofrezca una cantidad alta (Xa), pasaré a ofrecer DE MANERA PERMANENTE una cantidad alta”


Veamos qué obtendrá la empresa 2 en función de su comportamiento:


si la empresa 2 respeta este acuerdo implícito, ganará siempre 200 unidades monetarias en cada período


si la empresa 2 rompe en un período este acuerdo, en ese momento ganará 300 unidades monetarias y a partir de ahí, cada período 100 unidades monetarias para siempre


¿Qué es más ventajoso, toda la vida obteniendo 200 u.m. u obtener 300 un año y 100 el resto?


Bien, la segunda opción es más ventajosa siempre y cuando los tipos de interés (el precio del dinero) superen el 100 %, cosa más que improbable.


Por tanto, es claro que si el juego es repetido (lo más normal), a las dos empresas les conviene cooperar de manera implícita.


¿Cuál es la conclusión que extraemos del análisis del oligopolio?


La conclusión es que hay bastantes más posibilidades de conducta colusiva en situaciones de oligopolio de lo que las discusiones sobre cárteles hacía prever. Existen además prácticas comerciales como la de garantizar a un cliente habitual un precio tan bajo como el que ofrezca en firme cualquier otro vendedor, o el compromiso de no vender más barato a ningún otro comprador que favorecen la colusión no cooperativa.


La competencia monopolística


Hasta ahora siempre hemos abordado el tema de los mercados suponiendo que solamente se intercambiaba un producto que era homogéneo. Sin embargo, en la mayoría de los mercados que observamos en la realidad, no se cumple el principio de homogeneidad del producto. En la realidad, los productos que compiten son semejantes pero no idénticos, ya sea por las propias características o por la imagen de marca, que hace que el consumidor los perciba como diferentes.


Esta diferenciación de productos hace que cada vendedor disfrute de una cierta situación de monopolio con su propio producto, aunque a la vez compite con los demás oferentes, también monopolistas del suyo.


Se denomina competencia monopolística a una forma de mercado semejante a la competencia perfecta, con muchos oferentes y demandantes. La diferencia es que cada productor vende un bien percibido como diferente del que venden sus competidores.


En la competencia monopolística, por tanto, no se compite sólo a través del precio sino que al estar el producto diferenciado, algunos consumidores lo preferirán a otros, incluso aunque resulte algo más caro. Los gastos en publicidad o mejora de la calidad buscan acentuar la diferenciación para mantener o incrementar la preferencia de los consumidores.


Resumimos aquí las características generales de la competencia monopolística:

a)las empresas ofrecerán una mayor variedad de productos, pero a un precio superior que en competencia perfecta

b)en el equilibrio, los precios serán mayores y la cantidad vendida, menor que en competencia perfecta

c)las empresas obtendrán un beneficio, aunque inferior a la situación de monopolio por la diferenciación de sus productos

d)las empresas mostrarán una tendencia continua al exceso de capacidad

e)la competencia entre las empresas no se plantea sólo en precio, sino también en diferenciación

f)la principal barrera a la entrada de estos mercados está constituida por los gastos en publicidad, necesarios para diferenciar el producto vía imagen del bien o servicio


Conclusiones


A lo largo de esta unidad didáctica nos hemos acercado a los distintos tipos de mercados desde el punto de vista de la Teoría Económica y, siempre, respetando nuestros conocimientos matemáticos, propios del nivel de Bachillerato.


Hemos comenzado analizando un modelo casi irreal de mercado: la competencia perfecta; estudio que, sin embargo, nos ayuda a visualizar las desventajas que conlleva el establecimiento de otros tipos de mercado para el consumidor.


El estudio de los mercados de monopolio y de oligopolio nos ha ayudado a comprender mejor por qué la mayoría de los países desarrollados impiden o ponen trabas al establecimiento de monopolios y por qué se estudian con detenimiento las asociaciones de empresas en sectores clave de la economía como pueden ser el energético o el de las telecomunicaciones.


Por último, ha quedado al margen del análisis teórico (por su complejidad para este nivel) el mercado de competencia monopolística, forma muy habitual en las economías desarrolladas, lo que no nos ha impedido acercarnos a conocer sus características principales.

Personal tools