Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

Inés (3 de 4)

El motor del autocar se había detenido provocando que todo dejara de vibrar al instante. Adela abrió los ojos aturdida, giró la vista hacia su izquierda y comprobó que Inés ya había despertado. La anciana la miraba en calma. Durante ese silencio, las dos mujeres buscaron alguna palabra que dirigirse sin que Miguel les diera tiempo a hacerlo. –Paramos un…

Inés (1 de 4)

Cuando el autocar aceleró, Adela no quiso volver la vista atrás. Sintió en su estómago el movimiento que la arrastraba lejos del pueblo, enclavado entre las dos únicas montañas que existían en cientos de kilómetros a la redonda. Eran éstas las que imprimieron un carácter especial en quienes allí vivían, forjando ciertas tradiciones que nadie en su sano juicio entendería.…