Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

Lúcido y las mareas (diario de un alcohólico)

Aquellos dias se parecían unos a otros de una manera tal que su alma se desparramaba inevitablemente sin orden ni concierto. Sin sentido. Sin un porqué. Sin más. Sin salida. Sentía sed. Era una terrible, inquebrantable, perpetua, tan angustiosa como placentera. Penetraba las entrañas de su diminuto cuerpo mordiendo cada rincón de su ser buscando algo que distara de ser…