Marlentina es la mezcla de mi vida

Un cóctel único en el mundo que provoca una sonrisa infinita

Inercias dolorosas

Aquel mosquito estuvo unos minutos haciendo experimentos inerciales. Estoy seguro que esperaba agazapado entre esos matorrales capaces de echar raíces en las arenas de las salinas. Cuando me vio cruzar corriendo, se colocó a mi altura acelerando desde cero hasta conseguir la velocidad de doce kilómetros por hora que me había fijado por ritmo. La intensidad de la respiración, las…

A44

El verano transcurría solapando vidas al azar, como plegando sus destinos para evitar que todo el mundo pudiera encontrarse al mismo tiempo y en el mismo lugar. Con un método natural, se habían dividido los meses de julio y agosto en quincenas y las casualidades que pudieran suceder tendrían como prerrogativa haber pertenecido al mismo colectivo temporal. Por esa razón…

Inés (1 de 4)

Cuando el autocar aceleró, Adela no quiso volver la vista atrás. Sintió en su estómago el movimiento que la arrastraba lejos del pueblo, enclavado entre las dos únicas montañas que existían en cientos de kilómetros a la redonda. Eran éstas las que imprimieron un carácter especial en quienes allí vivían, forjando ciertas tradiciones que nadie en su sano juicio entendería.…